EDITORIAL

CRONOLOGÍA DEL   CONFLICTO TERRITORIAL ENTRE SAHUAYO JIQUILPAN


“Al cesar lo que es del cesar y a dios lo que es de dios”.

 

Siempre ha habido diferencias políticas entre los municipios de Sahuayo y Jiquilpan, desde la época precolombina aquí por la posesión del cerrito Pelón entre indígenas Aztecas de Sahuayo, y Purépechas de Jiquilpan, la rivalidad se acentuó durante   la conquista, Jiquilpan fue elevado  al rango deabadía y Sahuayo, paso a ser dependiente de Ixtlan de los hervores, después de la independencia Sahuayo dependió siempre de Jiquilpan,  pasando por la era de Don Lázaro Cárdenas del  Río;  por ser considerado Sahuayo Pueblo, Mocho, reaccionario y anti gobiernista, fue excluido  de apoyos gubernamentales y del paso de la carretera nacional, mientras que Jiquilpan con 16 mil habitantes contaba con preparatoria secundarias y varias escuelas primarias, en el mismo periodo  Sahuayo solo tenía la escuela primaria Francisco J.. Mujica para el 20 de noviembre los alumnos del pueblo mocho se trasladaban por obligación a marchar en la bella hunimba, hoy pueblo mágico y si se requería algún documento oficial solo en Jiquilpan.

 Fue en   los años  70´s, que  se da el destete político entre Jiquilpan y  Sahuayo  gracias al gobernador Agustín Arriaga Rivera y después por Torres Manzo, fueron la apertura de  unos decenios  en calma, esta se terminó  cuando Francisco  Mora Ciprés,  presidente de Jiquilpan en los 80´s, se llevó el letrero de Bienvenida que pretendía colocar en la cerca doble el presidente Salvador  García Higareda, , (hasta enfrentamiento a balazos de fuerza pública se avecinaba), el letrero fue exhibido como botín de guerra en las afueras de palacio municipal mientras duro la administración de paco Mora.

después resurge y se aviva  la conflictiva de los límites territoriales , que en su momento no le quiso entrar al tema el entonces diputado José Eduardo Anaya Gómez, quien fungía como presidente de la comisión   por el costo político,  en la administración de   Francisco Sánchez S. de Sahuayo y  el Arq. Francisco Álvarez Cortes de Jiquilpan “alguien” desde la oscuridad impulsa a las Mujeres Unidas de Jiquilpan a prender la mecha, buscando la posesión de la Universidad de la Ciénega para el municipio de Jiquilpan, se acordó  entre alcaldes presentar documentación histórica y fidedigna de los 2 pueblos en el Instituto Tecnológico de Jiquilpan, para de una vez por todas resolver el conflicto, pero nunca llegaron ni las MUJERES UNIDAS POR JIQUILPAN  ni las autoridades del mismo municipio, ( no les conviene presentarse)dejando al representante de Sahuayo con la documentación que acredita donde comienza y termina el territorio de Sahuayo.

en la pasada administración de Rodrigo Sánchez  y el Dr. Clemente Covarrubias el conflicto resurge   porque sin previo aviso Jiquilpan comenzó a construir  en territorio de Sahuayo, 2 columnas en el camino que va a Sarabia, y  la autoridad de Sahuayo las destruye por usurpación de funciones en territorio de Sahuayo, el distanciamiento  entre mandatario se reactiva   y  continua el pleito, por los límites territoriales.

Este pleito entre las autoridades salientes se los endosan a las entrantes Roberto Mejía Zepeda de Jiquilpan y Jesús Gómez de Sahuayo, ahora resulta que ante el agravio por parte del estado mayor presidencial en contra del presidente de Jiquilpan que no lo invitaron a subir al presídium de Enrique Peña Nieto, Roberto se sintió “ninguneado”, eso le pego fuerte, lo que re aviva la animadversión entre  los municipios de Sahuayo y Jiquilpan, el pasado lunes, el alcalde de Jiquilpan decide irrumpir en el ¿territorio de Sahuayo.?  y comienza a construir un retorno, llega el edil de Sahuayo al lugar y señala que es incorrecto el proceder.

La pregunta en que va a parar esto?, hasta que haya hechos de violencia , o será mejor que cada municipio presente la documentación correspondiente desde ahora y de una vez por todas se delimite dónde comienza y termina cada municipio, porque mata más una ilusión que un desengaño, hoy se está a tiempo antes de que la conurbación sea completa y ahí sí que será un verdadero conflicto político, económico y social.  “Al cesar lo que es del cesar y a dios lo que es de dios”.




 
loading...