Tel: 353-532-31-76 Cel:353-536-53-28| Mail: drtarsicio@yahoo.com.mx



liraLa lira del poeta

Selección de: Manuel Barbosa Ramírez
Scan0024.jpgScan0023.jpgPara  no desentonar en este tiempo de festejos en honor al “Patrón Santiago”, que para muchos esta connotación lo considera como  exclusivo de Sahuayo, quiero insertar en esta ocasión dos de las tres partes que integran el texto de un poema del P. Vicente Girarte Martínez,  de su libro, Del Polvo Antiguo, quien a últimas fechas se ha dedicado más tiempo a cultivar su inspiración, y plasmarla en varios libros que ha escrito.
Esto quiere decir que no puedo olvidar la tierra que me vio nacer, donde descuellan buenos poetas como es el caso del P. Vicente.

NI ADIOS NI DESPEDIDA

Yo no sé desear la muerte                                  El tiempo del día se acaba
a la vida que navega                                           sin adiós ni despedida
en el sadismo del mar                                         porque no existe sepelio,
de este mundo,                                                   pues el reloj con su cuerda
buscando en sus olas brecha                               a los pasos
o estelas,                                                              no los deja
de algunas manos tendidas                                 ni en el sueño,
que ayudan  a su existencia,                               a que detengan sus huellas.
pero siento  en las palabras
que desean                                                          La tarde no se despide,
el adiós,                                                              abre tan solo sus puertas,
la despedida,                                                      para que pase la noche
y el adiós y despedida,                                       con su manto
para la muerte son puerta.                                   bordado en luna y estrellas
sólo nos dice: ¡Hasta pronto!...
Yo aprendo siempre que puedo
vivir la naturaleza                                               Va a pulir
y bebiendo en sus milagros,                                su crepúsculo de luces,
sin renglones,                                                      pues mañana,
lo que dictan a mis ojos                                      quiere lucirlas más bellas.
las palomas mensajeras.
Por esto tengo en mis labios
…                                                                        el beso de un ¡hasta luego!
…                                                                        nunca adiós de despedida;
…                                                                        y en mi vida sin fronteras,
…                                                                        al vivir de los hermanos
…                                                                        ofrezco mi mano abierta.

 

 

Escribe un Comentario