Petatán Michoacán, más que solo pelicanos.



Esta península encontrada entre Michoacán y Jalisco es reconocida como “el santuario de los pelicanos Borregones” representa para Cojumatlán (municipio al que pertenece) una atracción turística equiparable al santuario de la mariposa monarca o casi cualquier otra atracción natural, eso causa o causaría alegría en cualquier municipio bendecido con algún espectáculo así.

Pero, como dice algún dicho sabio popular “las cosas no son lo que aparentan”, esto, sabiendo que nuestro entendimiento no alcanzaría para abarcar la totalidad de la realidad; analizar, fragmentar, estudiar y documentar son las acciones que el hombre usa para abarcar la enormidad de su entorno, ahí radica la nobleza del periodismo, su esencia, informar; aunque lo difícil es lo mismo, informar certeramente, hacernos conocer la verdad, y, “olvidar” o dejar de lado “lo otro” es sencillo, hablar de lo que identifica a un lugar o hablar de un lugar, he ahí la diferencia.

Hablar de Petatán no es hablar de los pelicanos que llegan a visitarlos, o del incremento turístico o económico gracias a estos, hablar de Petatán es una tarea titánica por sus contrastes sociales.   Asíal leer sobre Petatán, debe de pensarse en su tierra, su trabajo, su gente…

El día que al parecer, empieza primero en estas tierras, se ve coloreado entre sombras y destellos de una comunidad de trabajo y lucha, la capilla que en el centro de la comunidad vigila tranquila, es testigo del sacrificio al que diariamente se enfrentan sus personas; los hombres valientes que despiertan la aurora aventurándose a la batalla contra el hambre, la necesidad de salir adelante, el placer de trabajar, el orgullo de identificarse pescadores, las mujeres que presurosas se prestan a la interminable labor de “filetear” kilos y kilos de pescado, así mientras alguien se embarca a su labor, otro cuchillo se afila para esta rutina artística del trabajar el pescado.



A pesar de la especial manera en que se promueve Petatán, incluso su título de “santuario del pelicano Borregón” vemos precariedad y diferencias sociales muy marcadas, es preciso establecer nuevas maneras de tratar y distribuir la masa monetaria que ingresa, hacer equitativo y mejor este lugar; hablando también de la trata de residuos sólidos y líquidos  que van a dar a la laguna urgente es implementar conciencia y labor para el cuidado de este singular emblema del municipio.

Petatán, lugar donde con el suave oleaje se mezclan personas y posiciones, pueblo-hogar donde exhibimos a los pelícanos y escondemos nuestra gente por vergüenza, realzando esta raza pero haciendo de lado a los necesitados, olvidando que a Petatán no lo hacen los pelicanos sino su gente,

Baruch Moreno.

 
loading...